turismedia ALT URGELL
 
 
El Penedès revista
La revista
d
Guí
linia
Usar el botón derecho de su ratón para ampliar el plano
 
El paisaje siempre marca la identidad de un territorio y, en el caso del Alt Penedès, la viña es sin duda este elemento que penetra en la cultura y en la forma de ser de su gente. Es un paisaje excepcional que se encuentra entre Barcelona y Tarragona, entre el mar y la montaña. Y el paisaje, es evidente, también configura la economía de la zona.
El sector vitivinícola es uno de los ejes económicos del Penedès, pero todo lo que lo rodea tiene un potencial turístico excepcional. Su compromiso con el entorno natural o los elementos arquitectónicos de sus bodegas y cavas son punto de atracción para los turistas que se quieren acercar a la cultura vitivinícola.
El Baix Penedès es donde empieza la Costa Dorada, y el clima extremadamente benigno y la gran calidad de sus playas la convierten en punto de gran afluencia turística. En los atardeceres, aún se pueden ver las barcas de algunos pescadores que llegan con el pescado a la playa.
Una buena manera de conocer esta realidad es a través de las Rutas del Vino y el Cava; Ideas sobre viña i aceite, mar y montaña, arquitectura e historia, gastronomía y fiestas…
Son recorridos que permiten mantener un contacto directo con este entorno, cruzando viñas y visitando bodegas y cavas donde se explica el proceso de elaboración de los dos productos por excelencia de la comarca. Idean que permiten conocer los contrastes de la comarca, con largas y poco profundas playas de fina arena, una llanura interior con paisaje de cultivo donde domina la viña, y montañas de bosque mediterráneo.
Las Rutas del Vino y el Cava, así como las Ideas en el Baix Penedès, son a la vez portal para acceder al importante patrimonio cultural del Penedès, sin olvidar su gastronomía, su ocio, su  comercio, sus alojamientos rodeados de naturaleza…
CastelletPantano de FoixSanta MaríaLes Deus
penedes

Paseando por la
arquitectura y la historia

Hacer un recorrido por el Penedès puede equivales a hacer un paseo por la arquitectura de nuestro país y su historia. El patrimonio cultural del Penedès incluye testimonios interesantes de cada una de las épocas que ha dejado huella.
Ciudadela Ibérica de Calafell, yacimiento íbero del Fondo del Roig en Cunit, acueducto romano de Sant Jaume del Domenys.
Son interesantes las visitas a los castillos de Castellet, Gelida, Olèrdola y Sant Martí Sarroca. Castillo de Sant Julià en Santa Oliva, de la Santa Cruz en Calafell, de Marmellar en el Montmell, de la Muga en Bellver.
Entre los edificios religiosos más representativos están el Monasterio de Sant Sebastià dels Gorgos, en el municipio de Avinyonet, declarado Bien Cultural de Interés Nacional. La iglesia de Sant Martí Sarroca y el Hospital de Olesa de Bonesvalls son otros ejemplos del románico del Penedès. El ábside de la iglesia de Sant Cristòfol de Cunit, la ermita de Sant Miquel de Segur de Calafell, la iglesia parroquial de Sant Julià del Arboç.
En Vilafranca, el románico y el gótico se encuentran en la capilla de Sant Joan y en la basílica de Santa María. Más allá del terreno religioso, también en Vilafranca, a destacar el palacio real de Pedro el Grande (hoy VINSEUM Museo de las culturas del vino y de Catalunya) y el palacio Baltà, mientras que en Sant Pere de Riudebitlles se encuentra el palacio de los Marqueses de Lió. En el Arboç el palacio Gener i Batet y el hospital Sant Antonio Abad.
A las iglesias, ermitas y palacios medievales, hay que sumarle las casas de estilo modernista, propio de la época de más esplendor económico de la comarca. Vilafranca, Sant Sadurní, Gelida, Arboç… disponen de sus propias rutas del modernismo, aunque este estilo es localizable en otros municipios de la comarca. El paradigma del modernismo en la comarca son las cavas Codorniz de Sant Sadurní, obra de Puig i Cadafalch.
Destacar también la Giralda, una fantasía de estilo neoárabe edificada a principios del siglo XX, en el Arboç.

 

El Parque Natural del Foix y el Parque Comarcal de Olèrdola.

El parque de Foix incluye un área protegida de 2.900 ha. Su gran variedad de ambientes ecológicos, con el pantano de Foix como elemento vertebrador, se complementa con el imponente castillo de Castellet. Por otro lado, los diferentes equipamientos y servicios del parque Natural del Garraf y Comarcal de Olèrdola, de 12.820 ha, ofrecen información de toda clase para no perder detalle de todos los matices de su biodiversidad.
penedes
El agua como patrimonio

Las Deus y les Dous. El agua también forma parte del patrimonio de la comarca, que dispone de un buen número de fuentes repartidas entre sus municipios. Pero cuando se trata de agua, los parajes por excelencia del Alt Penedès son las fuentes de las Deus (en Sant Quintí de Mediona) y las Dous (en Torrelles de Foix). Y la ruta de las Fuentes en Pontons.
El agua que mana tibia de las deus de Coma-ruga ya fue declarada de carácter minero medicinal por dictamen de la Real Academia de Medicina y Cirugía de Barcelona el día 6 de julio de 1892. Se considera un agua termal clorurada alcalina, bromurada y casi isotónica.
penedes
Caminos para realizar a pie,
a caballo o en BTT


El Penedès es uno de esos territorios para recorrer son prisas. Para darse cuenta de su extenso patrimonio natural y cultural es recomendable pasear por los diversos itinerarios de senderismo que se ha diseñado a través de la amplia red de caminos que cruza las comarcas. A pie, a caballo o en bicicleta son tres maneras de adentrarnos en la riqueza de estos senderos, catando la naturaleza y los valores arquitectónicos de los castillos, iglesias y ermitas.
Un paseo por las playas que atraviesan sin interrupciones la comarca del Baix Penedès es una buena manera de disfrutar de los ventajas que proporcionan el clima y las propiedades de las aguas. Desde Cunit hasta la playa del Francas, hay unos 12 quilómetros de playa plana que permiten realizar caminatas adaptadas a todas las edades y condiciones físicas.
Drac de VilafrancaLes DousGall

Un pozo de fiestas, ferias,
cultura, diversión y tradición

Las fiestas y las ferias son un capitulo importante de la cultura del Penedès, que se caracteriza por tener una identidad propia, aún que algunos aspectos presenten elementos comunes con las tradiciones del Camp de Tarragona. La fiesta es color, música, fuego y, sobre todo, tradición. Los Castells son un símbolo de la comarca, como lo evidencia que Vilafranca disponga de la plaza más castellera, donde el 30 de agosto (festividad de Sant Félix y dentro de los actos de la fiesta Mayor) se consuma el privilegio de reunir los mejores grupos o colles del momento.
Muchos municipios de la comarca tienen sus bailes folclóricos, entre los cuales destacan los de los “grupos de diablos” entre los que se encuentran centenarios.
El Penedès ofrece una variada y rica oferta museística que abarca todos los ámbitos artísticos y movimientos de épocas diversas. El visitante de seguro que puede encontrar el estilo que más le agrade en algunos de los museos que dispone la comarca, o bien asistir a las diferentes exposiciones artísticas que se organizan.
De la misma manera, también tendrá la oportunidad de comprar obras de arte a los artistas locales, en las galerías de arte de la comarca o en las ferias itinerantes que aquí tienen lugar.
Importantes son los museos que podemos disfrutar en las comarcas del Alt y Baix penedès, VINSEUM, en Vilafranca del Penedès, Casa natal y Museo Pau Casals en el Vendrell. De Puntes al Coixí (Encajes de bolillo) en el Arboç, Josep Cañas en Banyeres del Penedès, de herramientas para la construcción de Santa Oliva…
También hay que nombrar las ferias y mercados de la comarca.

 

En el plato, gastronomía
de ave y pesca

En la mesa, acompañando los vinos y cavas del Penedès, también hay lugar para una rica y gustosa gastronomía autóctona, la proximidad de las huertas y de los puertos pesqueros hace que los productos sean de calidad y puedan ofrecer una cocina de mar y montaña. La cocina más tradicional es la de ave, en una carta en la que pueden aparecer platos mas de temporada, como el xató, típico de las comarcas del Penedès y el Garraf o el arrossejat de Calafell, la cocina más creativa y elaborada, pasando por la cocina de mercado, la casera, la mediterránea y también la internacional.
A todo esto hay que añadir los embutidos de elaboración artesanal y la pastelería, con las catànias de Vilafranca, los carquiñolis de Sant Quintí de Mediona y de Torrelles de Foix. La coca de Mediona y las garnaldas típicas de Semana Santa. La coca enramada del Vendrell y del Arboç, los cossetans de Calafell, los bufats del Vendrell y los garrofins de Cunit.
penedes
Alojarse en plena naturaleza

Además de la oferta hotelera, el Penedès dispone de residencias casas de payés y campings desde donde se puede tener más contacto con la naturaleza. Es un agruturismo y ecoturismo cerca de Barcelona, pero lejos del ruido y de los nervios de la vida diaria.
penedes
El aceite

También podemos saborear en nuestros restaurantes el aceite de la comarca con denominación de origen Ciurana, producidos en la comarca del Baix Penedès.
penedes
El vino

Explicar el Penedès en palabras es difícil, sencillamente porque el Penedès es un reflejo de los pequeños placeres de la vida que se han de sentir y vivir intensamente. Todo un mundo vinícola, donde los hombres dedicados a la elaboración y producción de vinos y cavas convierten su labor en una definición de arte.
El sabor, el aroma, el cuerpo de nuestros vinos configuran uno vinos de calidad. Estas características diferenciales también son frutos de los cambios climáticos y paisajísticos de una zona que refleja los contrastes del verde de las montañas y los llanos y el azul de las aguas del Mediterráneo.
En definitiva, vinos con personalidad propia.

 

El cava

Antes de adentrarnos en el placer y el goce de la degustación, tenemos que identificar el cava, tenemos que conocer su autenticidad y fisonomía. Solo los vinos que se han sometido a los rigurosos controles que el Consejo Regulador del Cava tiene previstos para garantizar la calidad del producto, pueden llevar en su etiqueta la palabra CAVA, avalada por el disco o etiqueta de control numerados que solo el  Consejo Regulador expide. Si leemos con atención la etiqueta que viste nuestro amigo el Cava veremos que, con palabras nada difíciles, nos define su gusto, su grado de dulzor. En definitiva, su perfil y su linaje.